dijous, 20 de desembre de 2007

Fritz Wunderlich- La flauta mágica-Aria de Tamino



Este gran artista lo tenía todo, una voz de tenor lírico puro con un timbre y un color maravilloso y, además, cantaba como un ángel. No se puede cantar Mozart mejor.