diumenge, 29 de juny de 2008

Luisa Miller II en el Liceu


Foto: la triunfadora de la velada M. Ángeles Blancas.

Esta tarde he acudido al Liceu para ver Luisa Miller, de Giuseppe Verdi, interpretada esta vez por otro reparto, encabezado por M. Ángeles Blancas en el papel de Luisa y Albert Montserrat en el de Rodolfo. Federica ha sido interpretada por Nino Surguladze, Wurm por Pavel Kudinov, Miller por Stefano Antonucci y El conde Walter por Riccardo Zanellato. El papel de Laura ha sido interpretado por Itxaro Mentxaca en substitución de Petia Petrova.

M. Ángeles Blancas ha cantado una Luisa vehemente y creíble repleta de recursos vocales y dramáticos, con buen fraseo, musicalidad e interpretación. Ha sabido conjugar magníficamente su vertiente más dramática y fogosa con los momentos más líricos y dulces, siempre dentro del mejor gusto musical. En los duetos con el tenor ha hecho lo que ha podido para equilibrar la tediosa versión de Albert Montserrat. En efecto, éste último, en el papel de Rodolfo, ha mostrado una buena voz pero siento tener que decir que muy mal empleada. Dicho en pocas palabras, y con todo el respeto, este señor no sabe cantar. Tiene la voz encastada en la nariz y aledaños, y esto le facilita el sonido en la zona aguda con notas hasta brillantes, pero el centro de la voz está caído, es decir, no está apoyado, con lo que la precisión en la afinación no existe. El fraseo no existe. La línea de canto no existe. Sólo existe una emisión irregular de sonido haciendo como puede las notas que corresponden. Así, queridos blogueros operísticos, no se puede cantar, y menos, Verdi. Puede que una voz tratada de esta manera pueda ser “resultona” e incluso impactante en el verismo pero el canto verdiano es otra cosa y sin una voz bien puesta y bien apoyada no se puede frasear, y si no hay fraseo no hay canto. Así de claro. Cantar no es la simple emisión de notas sino que va mucho más allá y requiere una técnica mínima sin la cual el fraseo y la interpretación, y hasta la misma afinación, se resienten y de qué manera.

El papel de Federica ha sido cantado por la mezzo Nino Surguladze con buena línea, buen fraseo y musicalidad. Su belleza física y su juventud han dado un plus de credibilidad al papel de duquesa despechada.


La bella y joven mezzo georgiana Nino Surguladze en su camerino justo después de finalizada la función (foto propia).

Miller ha sido cantado por Stefano Antonucci que posee una voz de barítono lírico totalmente descolorida, pero, por lo menos, sabe donde la pone y su canto tiene la dignidad y la ortodoxia mínimas requeridas para estos menesteres.
Los papeles de Wurm y del conde Walter han sido interpretados por Pavel Kudinov y Riccardo Zanellato con suficiencia pero sin destacar en nada especial.

Itxaro Mentxaca ha cantado estupendamente la parte de Laura.

Ah, por cierto, he tenido el placer de conocer a Gloria y Josep, autores del magnífico blog culinario/musical "El cafè de nit" que recomiendo vivamente a los amantes de ambos géneros.

4 comentaris:

josep ha dit...

Bona nit Josep,
Hem tingut el gust de conèixer-te aquesta tarda en el Liceu, i en l'entreacte també hem tingut ocasió d'intercanviar impressions.
Coincidim plenament amb els comentaris que has fet dels cantants de la representació d'avui. Molt bona la part femenina del repartiment, malament l'Albert Montserrat (el paper no li era adequat o li venia gran) i correctes la resta. Pensem que de totes maneres, l'Angeles Blancas hauria de polir una mica la forma de respirar i controlar millor la veu. Tu que ets espacialista en el tema ja ens diràs que n'opines.
Una abraçada i fins aviat.

Josep Rumbau ha dit...

És evident que la M. Ángeles Bancas no és una belcantista, però té una manera de cantar més que suficient per poder interpretar amb profunditat musical i dramàtica els rols del seu repertori. Pot cantar fort, a mitja veu i pianíssim. Cada frase, i fins i tot cada nota, té una intenció. Viu plenament el què canta i per tant ho comunica al públic. Per a mi és una gran cantant, tot i que no perfecta que ni falta que li fa, i el més important de tot: em posa la pell de gallina, condició per a mi indispensable per gaudir de l'òpera. La Sutherland, per exemple, era perfecta en quant a respiració, tècnica, emissió de veu, afinació, i tot el què vulgueu, però sempre m'havia deixat ben fred. Era una flauta perfecta però era incapaç de fer una sola frase que em posés la pell de gallina. Prefereixo mil vegades una sola frase ben dita i sentida per la Blancas que cent òperes senceres de la Sutherland. Crec que m'he explicat. Només em sap greu que al Liceu no li donin més oportunitats més enllà de segons repartiments i obres contemporànies.

Víctor ha dit...

No deviem de coincidir, jo quan vaig anar a senir el segon repartiment de a Luisa, M.Angeles Blancas amb dificultat va fer res més que cridar els aguts.

Josep Rumbau ha dit...

És possible que no tingués un bon dia, però d'aquí a dir que amb prou feina va cridar els aguts, senzillament no m'ho crec.