dilluns, 26 de maig de 2008

Death in Venice en el Liceu



Fotografías de Antoni Bofill.


Ayer tarde asistí a la función de abono de Death in Venice de Benjamin Britten en el Liceu, que se desarrolló bajo el siguiente reparto:

Gustav von Aschenbach: Hans Schöpflin
El viajero: Scott Hendricks
La voz de Apolo: Carlos Mena
Tadzio: Uli Kirsch

Empleado inglés en la agencia de viajes: Leigj Melrose
Pedigüeño: Claudia Schneider
Conserge del hotel: Josep Ruiz
Camarero del restaurante : Enric Martinez-Castignani
Vendedora de fresas/vendedor de periódicos: Begoña Alberdi
Institutriz: Anna Briansó
Madre polaca: Francesca Pisanello
Sus dos hijas: Paula Mazorra, Marta Serra

Dama danesa: Gloria López Pérez
Madre rusa: Hortensia Larrabeiti

Dama inglesa: Eun Kyung Park
Chica francesa: Núria Lamas
Músicos ambulantes: Elisabet Vilaplana, Jordi Mas
Madre francesa: Yordanka León

Madre alemana: Ingrid Venter
Niñera rusa: Miglena Savova
Dos americanos: José L. Casanova, Jordi Figueras
Tres gondoleros: Carles Prat, Emili Rosés, Miguel Ángel Currás

Vendedor de vidrio: Jordi Mas
Camarero del vasco/padre polaco: Ivo Mischev
Barquero del Lido: Grabriel Diap
Padre alemán: Xavier Comorera
Padre ruso: Miquel Rosales
Camarero del hotel: Pierpaolo Palloni
Sacerdote de San Marco: Mariano Viñuales
Huéspedes del hotel: Maria Such, Rosa Cristo, José L. Casanova, Iosi Yeregui

Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu
Dirección musical: Sebastian Weigle

Dirección de escena: Willy Decker

Dirección del coro: José Luis Basso

Nueva coproducción Gran Teatre del Liceu/Teatro Real de Madrid/Deutsche Oper am Rhein Düsseldorf-Duisburg.

Era la segunda vez que la veía después del ensayo general y la volveré a ver el viernes 30 de mayo. Creo que se trata de una ópera lo suficientemente compleja como para verla más de una vez si realmente se quiere entrar en el entresijo de su música y de su acción. La música no es fácil _Ya lo dije en mi comentario del ensayo general_, Britten emplea un lenguaje dodecafónico y trata de penetrar en la compleja y contradictoria psicología del protagonista. De vez en cuando, pero, aparece la vena lírica del compositor y nos regala con fragmentos de sutil y sugestiva belleza como la que aparece en la primera escena cuando Aschenbach dice “Should I go too beyond the mountains…?” (¿debo ir yo también más allá de las montañas?…). Vista por segunda vez, se aprecian y disfrutan mucho más las ideas musicales de Britten y su colorida orquestación.

El alemán Hans Schöpflin que interpreta el largo y difícil papel de Aschenbach posee una voz de tenor lírico-ligero de calidad y una emisión clara y transparente que, junto a su dicción y talento interpretativo, hace una verdadera creación del personaje, no en vano obtuvo, por su interpretación en Death in Venice, el Premio Theateroscar der RP y el Premio de la Crítica al mejor cantante, organizado por el NRW.

El barítono tejano Scott Hendricks que interpreta al Viajero y sus innumerables facetas, es un cantante de grandes facultades dramáticas y se mueve en escena como pez en el agua. Su voz, sin ser de una gran belleza, posee sin embargo la contundencia y, a la vez, sutileza suficientes para bordar el personaje.

El contratenor vasco Carlos Mena que interpreta el rol de Apolo, canta con una musicalidad, buen gusto y afinación encomiables. Sorprende la gran amplificación de la voz pero, según me han dicho responsables del Teatro, el mismo Britten dejó bien claras sus intenciones al respecto.

La larga lista de los demás participantes estuvo siempre en el nivel de calidad exigible aunque me gustaría nombrar a algunos por su especial calidad: Leigj Melrose, Begoña Alberdi, Claudia Schneider y el veterano y excelente tenor Josep Ruiz. Muchos de los papeles secundarios han sido encargados a cantantes del coro que, por su calidad, han cumplido perfectamente con el encargo.

El coro de la Casa estuvo realmente cohesionado, empastado y brillante. El fragmento en que el coro canta en el foso orquestal sonó con una calidad extraordinaria.

La dirección musical de Sebastian Weigle fue, tal como nos tiene acostumbrados, modélica por la seriedad, eficacia y brillantez. Me gustaría añadir, sin embargo, una coletilla. Cuando uno escucha una música conocida y percibe alguna anormalidad ligera, el mismo cerebro tiende a compensar lo que oye y se hace más fácil que el pequeño error pase desapercibido, pero cuando se está muy atento a una música desconocida, aquéllos se perciben más fácilmente. Y ayer pude comprobar una evidente y preocupante falta de justeza en la afinación de los contrabajos. Y ello no es una cuestión baladí puesto que tales instrumentos, junto con los timbales, son el fundamento, la base sobre la cual se edifica el sonido de la orquesta.

La puesta en escena del alemán Willy Decker me pareció muy acertada, elegante, bella, inspirada y sugestiva. Curiosamente, en la escena del sueño de Aschenbach en el que el joven Tadzio baila completamente desnudo con el escritor (ver la segunda foto), aquí un figurante ataviado de Aschenbach, una señora muy airada se ausentó de la sala marcando ruidoso taconeo, pasando por delante de un servidor y molestando como es natural al resto de pacientes espectadores de la primera fila. ¿Es que esta señora no sabía de que iba la cosa? ¿Cómo puede una persona medianamente culta escandalizarse por una escena tratada con elegancia y sumo buen gusto?

Sólo me queda por decir que no se pierdan esta producción por nada del mundo.

9 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola Josep,

Sóc la Montse, del Liceu. Que bé que tinguis l'oportunitat de veure per tercera vegada "Mort a Venècia"! Conec molt poc l'obra de Britten; la seva música la trobo difícil d'entendre, no obstant això, em va agradar molt l'òpera per les bones interpretacions, especialment de Hans Schöpflin, que, com vas dir, porta el pes de l'obra. Vaig trobar que, a més de ser un bon cantant, era un bon actor. L'escenografia va ser brillant, per la sobrietat i per la manera com transmetia al públic la sensació del drama interior d'Aschenbach i la seva falta de sortides amb la consegüent angoixa in crescendo.

Potser la senyora del "taconeo" impertinent s'havia preparat l'escena: passar per davant de la primera fila fent-se notar d'aquella manera implicava que nosaltres, el públic, desviés, ni que fos per un instant, l'atenció cap a ella i, així, ens perdéssim la contemplació d'en Tadzio despullat!

La veritat és que no entenc aquesta mena de tancaments mentals, davant de la realitat confusa del món en el qual vivim.

En fi, a veure quina Luisa Miller ens representa el Liceu. Hi vaig el 28. Ja hauràs publicat les teves impressions al teu blog. A veure si estem d'acord.

Salutacions,

Montse

Josep Rumbau ha dit...

Si aquella dona hagués volgut sortir discretament, segurament hagués sortit pel darrera, però va voler que la seva deserció fos notòria i, per tant, havia de sortir per davant i fent soroll. Una mal educada auto-posada en evidència.
Fins aviat,

Paulo ha dit...

Pelas fotos, parece uma encenação belíssima.
Que ainda haja senhoras que se escandalizem com a nudez é que me parece "muy raro".

Saludos.

Paulo ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Josep Rumbau ha dit...

Paulo, crec que aquella dona no es va escandalitzar tant per la nuesa com pel fet de tractar-se d'una escena homosexual. Li devia semblar que no era una escena digna del Liceu (alguns encara pensen que és com un temple dedicat a no sé què)tot i que l'escena estava curosament tractada des del punt de vista estètic.

Paulo ha dit...

Talvez tenha ficado chocada por ver representada a homossexualidade, nua, exposta perante os seus olhos. Ainda há quem não aguente uma tal visão.

De facto, as pessoas deviam procurar esclarecer-se antes de irem ver um espectáculo. A dita senhora nunca ouviu falar em Thomas Mann? Nunca viu filmes de Visconti? Não sabia nada sobre Britten e Pears?

Josep Rumbau ha dit...

No pateixis, hi ha d'haver de tot a la vinya del senyor, sinó seria força avorrit! I si aquella bona senyora va sortir per un mal de ventre i estem aquí tots despotricant i aixecant falsos testimonis?

Gerard Ramos, de Tarragona ha dit...

Jo també vaig tenir la sort d'assistir a una de les funcions de la "mort a venècia", la del 25 de maig, per ser exactes. La veritat és que em va sorprendre molt positivament. No coneixia res de Britten i me n'havien parlat amb certa "por" pel que fa al tipus de llenguatge que utilitza, però em va semblar molt entenedor pel fet que música, llibret i dramatització anaven de la mà tota l'estona.

Amb una segona vista de l'òpera el passat dia 12, quan la van repetir pel canal 33, vaig poder reafirmar el que ja pensava i a la vegada aclarar alguns dubtes. La interpretació de Hans Schöpflin va ser meravellosa, molt introspectiva i adecuada. I penso també que Scott Hendricks es va lluir amb els seus múltiples papers, donant-los a cadascun un toc diferenciador i graciós, amb l'ajuda de les indicacions musicals de Britten, com és el cas del falset del vell "lechuguino".

També em va agradar molt l'austeritat onírica de la posta en escena de Decker, molt neta i estètica.

Per últim dir que també vaig haver de suportar algun comentari de tipus despectiu pel que fa a l'escena de Tadzio despullat per part d'algunes iaietes ruboritzades que seien al meu costat. Va haver-hi un parell que es van tapar els ulls, no fos cas que es contagiessin d'alguna cosa malèvola.

La veritat és que m'acontenta molt que el Liceu aposti per aquest tipus d'òperes i posades en escena. La música està viva i canvia amb la societat, i això no s'ha de parar.

Josep Rumbau ha dit...

Benvingut al blog Gerard.Celebro molt que siguis un seguidor de l'òpera en general i de Britten en particular. Veig que estem d'acord amb la qualitat del muntatge de Death in Venice.
Que poguem seguir veient molts espectacles de qualitat al Liceu!