dilluns, 8 de desembre de 2008

Estreno de temporada en la Scala de Milán


Foto 1: Teatro alla Scala

Ayer tarde a las 18:00 horas se estrenó la nueva temporada de ópera en el Teatro alla Scala de Milán, con la puesta en escena de la ópera de Giuseppe Verdi, Don Carlo. Algunos tuvimos la suerte de asistir sin tener que movernos de Barcelona. Bastó con ir a uno de los cines Yelmo donde se retransmitía en directo y en digital la representación en tiempo real. La versión que se ofreció fue una síntesis completísima de las dos versiones italianas en cuatro y cinco actos, con un resultado final de cuatro horas y media de espectáculo. Los italianos, siempre tan elegantes, no perdieron la oportunidad de lucir sus mejores galas en esta velada tradicional de rigurosa etiqueta.
Cambios de última hora en el reparto. El tenor Giuseppe Filianoti fue substituido por el estadounidense Stuart Neill. Parece ser que en el ensayo general Filianoti no estuvo a la altura de las expectativas del director musical, a pesar de que es habitual que en estos casos no se cante siempre a voz y fue "botado" sin miramientos con el agravante de que quisieron convencer al tenor que alegara enfermedad. Según el periódico "La Vanguardia" de hoy, Filianoti ha puesto una denuncia al Teatro por todo ello. Otro cambio inesperado fue el del bajo finlandés Matti Salminen, que debía interpretar el papel del Gran Inquisidor, por el ruso Anatolij Kotscherga.
En resumidas cuentas, el reparto final fue el siguiente:

Filippo II: Ferruccio Furlanetto

Don Carlo: Stuart Neill
Rodrigo: Dalibor Jenis

Il grande inquisitore: Anatolij Kotscherga
Un frate: Diogenes Randes
Elisabetta di Valois: Fiorenza Cedolins
La principessa d'Eboli: Dolora Zajick
Tebaldo: Carla Di Senso
Conte di Lerma: Cristiano Cremonini
Araldo reale: Carlo Bosi

Voce dal cielo: Julia Borchert
Sei deputati fiamminghi: Filippo Bettoschi, Davide Pelissero, Ernesto Panariello, Chae Jun Lim, Alessandro Spina, Luciano Montanaro


Regia e scene: Stéphane Braunschweig
Direttore: Daniele Gatti

Foto 2: el triunfador de la velada, Ferruccio Furlanetto

La puesta en escena fue minimalista en cuanto a decorados, cuatro paredes con algún elemento aislado y, en algún momento, proyección de paisaje en el fondo, pero el vestuario fue rico y exuberante. Los personajes de Don Carlo, Don Rodrigo y Elisabetta tenían un doble infantil que actuaba de vez en cuando con ellos como para rememorar las relaciones amistosas de la infancia. El movimiento de actores muy convencional. Una puesta en escena de esas que a mí no me molestan aunque reconozco que un poco aburrida.
Mi opinión sobre las voces deberá entenderse desde la perspectiva de que no estaba físicamente en el teatro y el sonido me llegaba a través de micrófonos.
Furlanetto interpretó a Felipe II de manera magistral, con voz brillante, llena de matices, con un fraseo convincente, musicalidad y dicción impecables. Su versión del aria "Ella giammai m'amo" fue de antología. Sin ninguna duda fue el mejor de la velada. Al final recibió una gran ovación, la mayor de todas.
Fiorenza Cedolins hizo una gran interpretación de su papel de Elisabetta. Estaba bellísima por cierto. Su voz muy bien colocada sonó siempre bella y homogénea. A veces Cedolins sacrifica la claridad de la dicción por una mejor emisión vocal pero lo hace de manera que no llega a molestar y el sentido dramático de su interpretación no se resiente de ello. Fue en todo caso una muy buena prestación. Ovación al final. Foto 3: Fiorenza Cedolins
El norteamericano Stuart Neill tiene una voz importante de tenor lírico-spinto, de muy agradable timbre, y canta bien. Su dicción italiana es bastante buena así como su musicalidad y afinación. Su fraseo, pese a ser suficiente, es mejorable en cuanto a sutileza interpretativa, pero hay que decir que su prestación vocal fue muy buena, lástima de su obesidad mórbida que no ayudaba precisamente a dar el tipo. También obtuvo ovación al final.

Foto 4: Stuart Neill

La mezzo Dolora Zajick interpretó el rol de Princesa de Éboli con su sabiduría habitual que le permite alternar un bellísimo lirismo belcantista a media voz con una tremenda explosión vocal de altos tintes dramáticos. Ello quedó más que claro en la espléndida interpretación de su esperada aria "O don fatale, ... o mia regina". Obtuvo también una ovación al final.
El húngaro Dalibor Jenis tiene una bella voz de barítono lírico, quizás para mi gusto demasiado lírica para el papel de Posa que requiere unos graves que se dejen oír mejor. A pesar de todo, cantó de manera convincente su parte incluidos los duetos con el rey y con Don Carlo , especialmente el "Per me giunto..." y "O Carlo ascolta..." que preceden a su muerte en manos de los esbirros del rey. Aplausos al final.
El Gran Inquisidor fue interpretado por el bajo ruso Anatolij Kotscherga que posee una voz de volumen considerable pero sus graves no tienen la profundidad esperada en este tipo de papel. Su prestación fue buena si obviamos lo dicho. Al público, desde luego, no le gustó y fue "obsequiado" con un sonoro abucheo.
El papel del fraile fue confiado al bajo Diogenes Randes que hizo un buen papel , no le sobró contundencia pero cantó bien y con línea "alla italiana" muy correcta.
La voz del cielo y el heraldo, incomprensiblemente para mí, también fueron abucheadas (¿quizás se oyeron poco? No lo sé) pero en el cine sonaron muy bien.
También estuvieron a la altura los seis diputados flamencos.
El coro muy bien y la orquesta mostró un sonido de gran calidad en todas las secciones. La cuerda baja (en la que tengo una fijación especial, pues es el sustento armónico de todo el conjunto) mantuvo siempre una afinación prodigiosa. La madera, una maravilla. Foto 5: Dolora Zajick

Foto 6: Dalibor Jenis

La dirección musical de Daniele Gatti siendo correcta adoleció quizás de cierta elasticidad. Fue quizás excesivamente solemne y algo aburrida. No sé si fue por ello o porqué al público no le gustaron los cambios de última hora, Gatti obtuvo un abucheo considerable alternado, eso sí, con bravos que parecían ir más destinados a los profesores de la orquesta. También obtuvo un abucheo de gala el director de escena, el francés Stéphane Braunschweig.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

D´acord amb el teu comentari sobre l´inauguració de l´Scala.
Mirant els dies anteriors, jo crec que el director de l´orquesta que ascompanya a Tokio el Franco Bonissoli cantant Otello es el ja traspassat mestre García Navarro.
Jordi Magriñá

Josep Rumbau ha dit...

Pot ser que tinguis raó i sigui en Garcia Navarro. No n'estava tampoc massa segur que fos el Pappano.